Palacio Real de Olite | ven y descúbrelo

Visitar Olite Palacio Real

Si por algo es conocida nuestra localidad es por su imponente Palacio Real de Olite, hogar de varios reyes de Navarra y testigo de los acontecimientos más significativos de la localidad.

El Palacio de los Reyes de Navarra de Olite o Palacio Real o Castillo de Olite es una construcción de carácter cortesano y militar construido durante los siglos XIII y XIV. Fue la obra cumbre del rey Carlos III “el Noble” (1387-1425) y el emblema más representativo del viejo Reino de Navarra.

Carlos III y su esposa doña Leonor van a ser los artífices de la construcción del Palacio Real “que tenía tantas habitaciones como días el año”. El derroche económico, creatividad y capricho va a convertirlo en un palacio de ensueño, uno de los palacios más esplendidos de Europa en su época.

  • Breve historia

Durante el reinado de Sancho VII “el Fuerte”   (finales del s.XII, inicios del s.XIII) se construyó en Olite un primer castillo defensivo, sobre un núcleo de época romana. Este primer recinto es conocido como Palacio Viejo o Palacio de los Teobaldos.

Palacio Real de Olite

Palacio Real de Olite

Las obras de ampliación que dieron lugar al recinto que hoy conocemos, se realizaron durante el reinado de Carlos III “el Noble”, de la casa de los Evreux. Durante sus primeros años de reinado se vio obligado a resolver la compleja herencia política de su padre, pero una vez hecho esto, pudo desarrollar una vida cortesana plena y llena de esplendor, propio de un reinado estable.

Durante el reinado de Carlos III Olite gozó de paz, prosperidad y fastuosidad palaciega. Se celebraron varias veces Cortes del Reino. Aquí muere la reina doña Leonor en 1415 y diez años más tarde su esposo Carlos III. Grandes fiestas con muchos comensales y suculentos manjares, amenizadas por músicos y juglares, tenían lugar en las estancias del Palacio.

Uno de sus principales encantos es el aparente desorden de su diseño. Esto se debe a que su construcción nunca se afrontó como un proyecto “de conjunto”, debiéndose el resultado final a las continuas obras de ampliación y reformas que se sucedieron durante siglos, aunque la mayor parte de las obras se realizaron entre finales del siglo XIV y principios del siglo XV. El entonces rey de Navarra, Carlos III El Noble, decidió convertir el palacio existente en sede real permanente y dotarla de todo el ornamento propio de éstas.

El conjunto formado por sus estancias, jardines y fosos, rodeados por las altas murallas y rematados por las numerosas torres, le confieren una espectacular y mágica silueta. En su época, llegó a ser considerado como uno de los más bellos de Europa.

Tras la invasión de Navarra en 1512 por parte de la  Corona de Castilla y la de Aragón unificadas, comenzó el deterioro del palacio, ya que sólo fue utilizado por los virreyes como residencia esporádica. El estado de abandono en el que quedó inmerso el palacio hizo que éste fuera deteriorándose progresivamente. Este proceso culminó con el incendio ordenado por el guerrillero Espoz y Mina durante la Guerra de la Independencia Española (1813), ante el temor de que en él se fortificaran las tropas francesas de Napoleón.

Fuente y más info: Turismo NavarrawikipediaAyuntamiento de Olite

“El heraldo me hizo ver el palacio, estoy seguro que no hay rey que tenga palacio ni castillo más hermoso … no se podría decir ni aún se podría siquiera imaginar cuán magnifico y suntuoso es dicho palacio”

Viajero anónimo aleman del S.XV